FANDOM


El sr. Monk, detective privado
Privado.png
Información
Número de episodio: 5.05 (66)
Título original: Mr. Monk, private eye
Guionista: Tom Scharpling
Daniel Gaeta
Director: Peter Weller
Duración: 41 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 04/08/2006
Episodio anterior: El sr. Monk no ve nada
Episodio siguiente: El sr. Monk y la reunión de ex alumnos

El sr. Monk, detective privado es el quinto episodio de la quinta temporada de Monk.

ArgumentoEditar

El doctor Jay Bennett está disfrutando de un crucero nocturno a la luz de la luna, junto a su amante (la profesora casada Anna Pollard). Sin embargo, ella le informa de que quiere poner fin a su relación, y va a intentar reconciliarse con su marido. Bennett enfurece, y Pollard le asegura que no le ha contado a nadie lo de su aventura. El doctor se tranquiliza; pero, cuando ella se da la vuelta, él la golpea en la cabeza. Luego, introduce su cuerpo en un baúl y lo lanza al mar.

Al día siguiente, Natalie se presenta ante Monk con una proposición atrevida: quiere que monte su propio negocio, como investigador privado. Ella explica que hay detectives con una ínfima parte de su talento, que están ganando montones de dinero. Como inspiración, Natalie menciona a su abuelo, Neville Davenport: un humilde químico que dejó su trabajo y fundó su propia empresa (la semilla del imperio Davenport). Actualmente, es la tercera compañía de dentífricos más importante, después de Colgate y Crest.

Monk explica que el "riesgo" está en su lista de fobias, pero Natalie ya ha dado el primer paso: usando el cheque de uno de sus últimos casos, ha alquilado una oficina y ha colocado anuncios en el periódico, las guías teléfonicas, e Internet. A regañadientes, Monk accede a ocupar la oficina durante unos días.

Pasan dos días, y el teléfono no suena ni una vez. Monk está a punto de rendirse, cuando llega su primera clienta: la agente inmobiliario Linda Fusco, que quiere averiguar quién golpeó su coche cuando estaba aparcado en el muelle. Monk se siente humillado por tener que investigar un simple accidente. No obstante, Natalie le anima a hacerlo, asegurándole que llegarán casos mejores.

La única pista sobre la identidad del conductor es una nota (garabateada y sin firmar) que Linda encontró en el parabrisas. Investigando por el muelle, las deducciones de Monk les llevan hasta el capitán Bill Gibbard. Gibbard niega haber visto nada, y Monk siente la ausencia de Stottlemeyer y Disher: sin el apoyo de la policía, él no tiene autoridad para obligar a hablar a nadie.

Stottlemeyer y Disher terminan pasándose por la nueva oficina de Monk, para pedirle ayuda con la desaparición de Anna Pollard. Entre otras pistas, su marido ha confesado que cree que ella estaba teniendo una aventura (pero no sabe con quién).

Para vergüenza de Monk, Linda llega a la oficina y revela la naturaleza del "gran caso" del que Natalie ha estado hablando al capitán. En cambio, enseguida saltan chispas entre Stottlemeyer y Linda. Ella, tras descubrir que él está divorciado, le invita a mirar alguno de los apartamentos que tiene a la venta. El capitán acepta encantado, dejando solo a Randy. Mirando la nota del parabrisas, reconoce que el logo del reverso pertenece a un bar que él frecuenta.

En el bar, Monk interroga al dueño. Este hace caso omiso; y, cuando el detective insiste, le da una patada en la tripa y le echa del local (otra desventaja de ser detective privado). Cuando él y Natalie ya están en la calle, una simpática camarera les sigue y les explica que letra de la nota pertenece a Jay Bennett (un cliente habitual).

Monk y Natalie interrogan a Bennett en el aparcamiento de su oficina, donde el detective nota que su coche tiene un faro roto. Al principio, Bennett piensa que le han pillado, pero pronto se da cuenta de que Monk sólo habla del accidente (no sabe nada de su relación con Anna Pollard).

Esa noche, Bennett vuelve al muelle y se encuentra con Gibbard (a quien ha estado pagando para que no hable). Gibbard dice que quiere más dinero, por lo que Bennett le golpea en la cabeza y le lanza el agua.

Linda muestra a Stottlemeyer uno de sus apartamentos. Él comenta que es un poco pequeño, pero Linda asegura que las ventajas son muchas: los vecinos son agradables, y tiene vistas al balcón del apartamento de ella.

Al día siguiente, Monk y Natalie vuelven al puerto para examinar el yate de Bennett. Monk tiene miedo a los barcos, pero Natalie le presiona para que suba a bordo y busque pistas (mientras ella se queda vigilando). Sin embargo, pocos minutos después de que el detective haya subido a bordo, Natalie escucha ladrar al perro de Gibbard, y decide ir a buscarlo. Justo entonces, Bennett se sube al yate.

Natalie encuentra el cadáver de Gibbard en el muelle, y se da cuenta de que han tropezado con algo mucho más serio que un accidente de coche. Entretanto, Bennett arranca el motor de su yate y se aleja de la costa. Aterrorizada, Natalie llama a Stottlemeyer (quien está firmando su nuevo contrato con Linda).

A bordo del yate, Monk encuentra una chancla que coincide con la que (según su marido) Pollard llevaba la noche de su desaparición.

En tierra, Stottlemeyer y Linda se encuentran con Natalie y Disher en el puerto. Stottlemeyer recuerda el nombre de Bennett de los registros telefónicos de Anna Pollard, y resuelve el caso: Pollard era la amante de Bennett. La mató y tiró su cuerpo a la bahía, la misma noche en que golpeó el coche de Linda en el aparcamiento. Gibbard presenció el accidente, así que Bennett se vio obligado a dejar una nota en el parabrisas (pero no puso su nombre, porque eso revelaría que había estado en el puerto).

Cuando el guardacostas anuncia que tardará mucho en conseguir una patrulla, Linda se ofrece a llevarles en su propio barco.

A punta de pistola, Bennett lleva a Monk a la popa del barco. Está preparándose para matar al detective, cuando una ola golpea el yate. Ambos caen al suelo. Monk se arrastra por el borde del barco, y consulta su tarjeta con los "fundamentos de la natación" (siempre la lleva en la cartera). Luego, salta por la borda. Flota en la bahía durante unos agonizantes minutos, hasta que el yate de Linda llega junto a él.

Temblando y envuelto en una manta, Monk murmura una pista crucial para Stottlemeyer: ha notando ciertas algas en el ancla de Bennett, y también había esas mismas algas en el ancla de Gibbard. Esto revela la parte de la bahía en la que Bennett lanzó el cadáver de Pollard. Disher pide un equipo de buzos, y una patrullera se apresura a cortarle el paso a Bennett. Mientras tanto, Natalie se disculpa con Monk por lo mala que ha resultado ser su idea del negocio. A pesar de su brillantez como detective, Monk no está hecho para ser investigador privado.

Unos cuantos días después, Stottlemeyer se muda a su nuevo piso. Suena el teléfono, y cuando mira por la ventana ve a Linda en su apartamento: le está saludando desde su balcón, al otro lado de la calle.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar