FANDOM


El sr. Monk es despedido
Despedido.png
Información
Número de episodio: 3.04 (33)
Título original: Mr. Monk gets fired
Guionista: Peter Wolk
Director: Andrei Belgrader
Duración: 43 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 16/07/2004
Episodio anterior: El sr. Monk y el apagón
Episodio siguiente: El sr. Monk conoce al padrino

El sr. Monk es despedido es el cuarto episodio de la tercera temporada de Monk.

ArgumentoEditar

Paul Harley prepara una sorpresa para su amante, Larysa Zeryeva. Le venda los ojos y la lleva a su garaje. Larysa piensa que la sorpresa es un coche nuevo (una especie de quid pro quo por no haberle contado a la ex mujer de Harley lo de sus cuentas bancarias secretas). Pero cuando ella, una vez dentro del garaje, se quita la venda, la única sorpresa que encuentra es la muerte: Harley la golpea con una barra de hierro y la descuartiza con una motosierra.

En la comisaría, el capitán Leland Stottlemeyer anuncia algo a la brigada de homicidios: su esposa, Karen, va a grabar un documental acerca de cómo es la vida de un policía (como parte de una idea del comité de relaciones públicas).

Cuando Leland está felicitando a un sargento por haber solucionado un caso de robo, llega el teniente Disher y le informa de que el incendio de una tienda de pelucas parece intencionado. El jefe de bomberos dice que hubo dos puntos de origen, y la prueba del acelerador artificial ha sido positiva. La cuestión es: ¿quién incendiaría una tienda de pelucas? Randy sugiere que el dueño podría ser el culpable (por lo del seguro) pero Stottlemeyer echa abajo la teoría, diciendo que este murió durante el fuego.

Justo entonces entra en la sala el comisionado Brooks, el despótico y arrogante nuevo jefe de Stottlemeyer. Pregunta al capitán por qué se está ocupando de un incendio sin importancia en vez de investigar el caso del que se han hecho eco todos los periódicos: "cuerpo sin cabeza, y la policía sin pistas". Cuando Brooks sale de la comisaría y se dispone a montarse en su coche, alguien le roba el sombrero y sale corriendo.

Stottlemeyer decide contratar a Adrian Monk (a pesar de que Brooks no está de acuerdo con ello). En la oficina del forense, Monk examina el cadáver de Larysa y deduce algunos importantes detalles: la víctima tenía unos veintiséis años y era de uno de los países bálticos (probablemente de Lituania). El asesino era zurdo y un experimentado montañero. Sin embargo, las habilidades detectivescas de Monk pronto quedan eclipsadas por un accidente fatal: obsesionado por limpiar las migas de un teclado, el detective borra (sin querer) los archivos forenses de los últimos seis años.

Stottlemeyer intenta controlar la situación, asegurando al comisionado que la mayoría de los archivos podrán recuperarse. Pero Brooks tiene más de un motivo para estar en contra de Monk, porque este testificó contra un amigo suyo en un caso de corrupción policial. Negándose a ceder, el comisionado decide expulsar a Monk del caso y quitarle la licencia de asesor. El detective siente como si esta fuera su sentencia de muerte.

Con Monk en el paro, Sharona recupera su antiguo trabajo como enfermera de hospital. Mientras tanto, Stottlemeyer y Disher comienzan a sospechar de Paul Harley, sobre todo después de que su ex mujer diera parte de la desaparición de Larysa (que era su ama de llaves). Larysa encaja en el perfil de la víctima, y Harley en el del asesino. Sin embargo, el fiscal del distrito se niega a seguir adelante hasta que el torso no sea definitivamente identificado como el de Larysa.

Mientras interroga a Harley en su casa, Stottlemeyer encuentra a Monk en el garaje. Aunque se supone que no debería estar allí, el detective ha ido a buscar pistas, y ha notado que todo el garaje ha sido limpiado a fondo. El capitán explica que toda la casa está limpia como un hospital, hasta tal punto que Monk podría vivir en ella. Paul Harley, además de ser el principal sospechoso, parece estar bastante seguro de haberse salido con la suya (incluso se ríe de los policías en su cara). Además, Disher informa de que la ex mujer está totalmente segura de que él es el asesino de Larysa. El teniente ha conseguido algunas fotos de la víctima (en la más reciente, ella tiene el pelo corto).

Justo en ese momento, Paul Harley llega también al garaje y reconoce a Monk de las noticias. El detective pregunta a Harley si tiene una motosierra. Este lo niega, hasta que Monk se da cuenta de que en su tablero hay un espacio para una motosierra, así como una hoja de repuesto para ella. Harley se excusa, diciendo que tenía una pero la tiró. Monk explica al sospechoso que solo necesitan una pequeña muestra de ADN para relacionar su casa con el torso mutilado.

El día siguiente, Monk acude a una entrevista de trabajo. Cuando le anuncian que ha accedido al puesto de corrector de datos en una revista, el detective se siente más horrorizado que feliz. Él no quiere otro trabajo, él quiere volver a ser detective, quiere investigar...

Sharona se pasa por el apartamento de Adrian y le informa de que alguien ha vuelto a robar el sombrero del comisionado, y de que este quiere que Stottlemeyer encuentre al ladrón inmediatamente. Y, entonces, Monk resuelve el caso.

De vuelta en la comisaría, Brooks enfurece cuando ve a Monk y a Sharona con Stottlemeyer. El capitán sonríe y anuncia que Monk está allí como invitado. Gracias a él, van a conseguir una orden de arresto para detener a Paul Harley.

Dado que Karen sigue grabando su documental, Monk decide resumir lo ocurrido mirando a cámara: Paul Harley mató a Larysa Zeryeva, la descuartizó y la tiró a la Bahía. Después de que el torso fuera encontrado, Paul limpió su casa obsesivamente hasta asegurarse de que no quedaba ningún resto. También destruyó todos los documentos relacionados con ella, y entre ellos encontró un papel que le dio el susto de su vida. Era una factura de un hair outlet, la tienda de pelucas que se incendió. Harley recordó que Larysa se había cortado el pelo un mes antes de ser asesinada, y comprendió que lo había vendido a la tienda de pelucas. Por eso, Harley se coló en el local, mató al dueño, y buscó entre los recibos de ventas hasta que encontró el que necesitaba. Luego quemó el lugar, intentando destruir cualquier evidencia.

Por suerte, algunos de los archivos sobrevivieron al fuego, así que la policía sabe exactamente quién compró el pelo de Larysa: el comisionado Brooks. Dos veces intentó robar Paul Harley el sombrero del comisionado. Pero no le interesaba el sombrero; lo que intentaba arrancarle era el tupé, que estaba hecho del pelo de Larysa.

Al escuchar esto, Brooks se apresura a negar que lleve tupé. Stottlemeyer pregunta a Monk si está totalmente seguro, y este responde afirmativamente. Sin embargo, cuando el capitán intenta arrancarle el postizo al comisionado, no lo consigue. Brooks enfurece, asegurando a Stottlemeyer que acaba de tirar por la borda toda su carrera. Sin embargo, Sharona sigue convencida de que su jefe no está equivocado. Súbitamente, la enfermera se lanza sobre el comisionado y le tira del pelo hasta que consigue arrancarle el tupé. La policía lo guarda como prueba del delito. Brooks, avergonzado porque su calvicie ha sido capturada en imagen, pide a Karen que elimine esas escenas del montaje final. Stottlemeyer accede, con una condición: que devuelva a Monk su licencia de detective.

Horas después, Stottlemeyer y Disher arrestan a Paul Harley por el asesinato. Karen lo registra todo en su cámara, como colofón para su documental.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar