FANDOM


El sr. Monk es otra persona
Persona.png
Información
Número de episodio: 8.04 (113)
Título original: Mr. Monk is someone else
Guionista: Sal Savo
Director: Randy Zisk
Duración: 43 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 28/08/2009
Episodio anterior: El sr. Monk y el ovni
Episodio siguiente: El sr. Monk sube al estrado

El sr. Monk es otra persona es el cuarto episodio de la octava temporada de Monk.

ArgumentoEditar

Un hombre increíblemente parecido a Adrian Monk cruza una calle mientras lee el periódico, y es atropellado por un autobús.

En San Francisco, Natalie rompe a llorar mientras lee un libro de Marley y yo. Mientras tanto, Monk discute con un repartidor que pretende cobrarle una cantidad excesiva por instalar su nuevo frigorífico. Finalmente, el detective no es capaz de reunir el suficiente coraje como para imponerse.

Es interrumpido cuando Stottlemeyer le llama a la comisaría. Allí, Monk y Natalie se reúnen con él, con Disher, y con el agente especial Stone, del FBI. Este les informa de que es el líder de un equipo que sigue objetivos de gran importancia, y les explica que durante los últimos meses han estado vigilando a un tal Frank DePalma (el hombre que ha muerto atropellado por un autobús en Los Ángeles).

Stone explica que han mantenido en secreto la muerte de DePalma, hasta el punto de falsificar su certificado de defunción para que parezca que el accidente nunca ocurrió. DePalma era uno de los sicarios más famosos de la mafia. Stone piensa que mató por lo menos a diecisiete personas (diez de ellas en América, cinco en Europa, y dos en Asia), pero no puede demostrar nada.

Natalie, Stottlemeyer y Disher examinan una fotografía de DePalma, y se dan cuenta de que el sicario era físicamente idéntico a Monk (excepto por la expresión hosca de su rostro). Stone revela que su equipo quiere reclutar a Monk, y enviarle a Los Ángeles para suplantar al difunto DePalma. Stottlemeyer inmediatamente rechaza la idea, pero Stone insiste: DePalma llegó a Los Ángeles para cometer un asesinato; pero, sin la ayuda de Monk, el FBI no podrá encontrar ni proteger al objetivo (morirá en cuanto la mafia reclute a otro sicario). Comprendiendo que sólo él puede evitarlo, Monk accede.

Los policías viajan a la oficina del FBI en Los Ángeles. Gracias a su espectacular memoria, Monk se aprende rápidamente la biografía de DePalma: su fecha y lugar de nacimiento, los nombres de sus padres, la fecha de su primer arresto, y el primer asesinato por el que le pagaron. Stone también le da consejos sobre cómo actuar como un tipo duro y arrogante (algo que no va con el carácter de Monk).

Poco tiempo después, Monk, vestido como DePalma, llega a su hotel de Los Ángeles. El botones le saluda respetuosamente, y el detective se dirige a su habitación. El traje de Monk está equipado con un micrófono, para que pueda comunicarse con Natalie, Stottlemeyer, Disher y Stone (que están en una unidad móvil aparcada en las cercanías).

Una vez dentro, Monk comienza a descibirles la habitación (con todo lujo de detalles). Después de confundir un televisor de plasma con una pizarra, el detective revisa una de las maletas de DePalma y descubre que llevaba una pistola en un compartimento secreto.

Justo entonces, llaman a la puerta. Monk la abre y recibe a Lola, la amante de DePalma. Se acerca a él, y como este prefiere mantener las distancias, Lola supone que sigue enfadado (no sabe que en realidad es Monk). Piden una botella de champán, y Monk está a punto de arruinarlo todo cuando se niega a dar una propina al camarero. Finalmente, el detective entrega al hombre un billete de veinte dólares.

Monk intenta beberse la copa de champán para sobrellevar su actuación, pero no puede. Así pues, se excusa diciendo que ha decidido dejar la bebida, y pregunta a Lola cuál es el nombre del objetivo. Ella explica que aún no lo sabe, y que ambos lo descubrirán esa misma noche. Cuando Lola intenta besarle, Monk retrocede y explica que tiene novia. Ella le pregunta el nombre, y Monk responde que se llama "Natalie Teegerb". Lola pide a Monk que lleve a Natalie al local de Jimmy Barlowe (el contratante).

Esa noche, Monk y Natalie llegan al club. El detective exige que bajen el volumen de la música, y el barman se niega a hacerlo hasta que comprende que está hablando con "DePalma". Inmediatamente, apaga la música. Un cliente comienza a quejarse, pero enseguida se calla cuando el barman le explica que Monk es "Frank DePalma". Minutos después, Lola llega para reemplazar a Natalie.

Lola presenta a Monk a Jimmy Barlowe, su nieto Lenny, y su lugarteniente Tommy G. Mantienen una breve conversación. Tommy comenta que han pasado tres años desde su último encuentro en Miami. Le pide información sobre uno de sus trabajos, pero Monk consigue intimidarle apretándole la corbata. Tommy se disculpa, y Jimmy finalmente revela el nombre del objetivo: quiere que "DePalma" vaya a Ventura y elimine a un hombre llamado Stanley Greenblatt. Después de que Jimmy reparta unos puros, Lenny (que quiere matar a Greenblatt por sí mismo) comienza a sospechar que Monk no es quien dice ser, cuando este hace demasiadas preguntas sobre el objetivo.

Posteriormente, Monk, Natalie, Stottlemeyer, Disher y Stone se reúnen en los cuarteles del FBI. Stone ha encontrado el expediente de Greenblatt (un conductor jubilado), pero no ha descubierto ninguna conexión evidente entre él y la familia de Barlowe. Stone pide a Monk que siga con su misión hasta que hayan averiguado algo más, y él accede a regañadientes.

Stottlemeyer y Disher se ofrecen voluntarios para hablar con Greenblatt. Cuando visitan su casa, Greenblatt asegura no conocer a Jimmy Barlowe. El jubilado no quiere saber nada de ellos, y les insulta y les lanza sartenes hasta que se marchan.

Esa misma mañana, Monk se reúne con Jimmy y Lenny en una cafetería junto a la playa, y estos le preguntan cómo va a llevar a cabo el asesinato. Monk responde que se está tomando su tiempo, pero Tommy G. le explica a un impaciente Lenny que DePalma es un hombre metódico. La conversación es interrumpida cuando el rival de Monk, Harold Krenshaw, le divisa y se acerca a él. Harold está de vacaciones en Los Ángeles, y se sorprende al ver a Monk fuera de su apartamento. Se resiste a irse, y Monk rápidamente le empuja contra un árbol cercano, explicándole que ha cometido un grave error. Le advierte de que, si no se marcha inmediatamente, al día siguiente aparecerá en el obituario.

En los cuarteles del FBI, Stottlemeyer nota que Monk está metiéndose demasiado en su papel. Sin embargo, el detective se niega a retirarse; e insiste en seguir adelante con su misión para descubrir por qué la mafia quiere matar a Stanley Greenblatt. Natalie opina que su jefe finalmente ha encontrado un escape para años y años de represión, pero él le asegura que está bien. Cuando se dispone a marcharse, Stottlemeyer intenta detenerle; pero Monk le mira fijamente y le ordena que se aparte. Sorprendido, el capitán se hace un lado y deja que su amigo se vaya.

En el hotel, Monk visita a Lola y le pregunta por qué Jimmy quiere ver muerto a Greenblatt. Lola intenta flirtear, pero él insiste y ella finalmente accede. Se acerca a Monk para susurrárselo al oído, pero finalmente le dice que no lo sabe. Lola comienza a besarle, pero se da cuenta de que no es el auténtico DePalma, y Monk se pone nervioso.

Justo entonces, Lenny llega y comprende que Monk aún no ha hecho su trabajo. Anuncia que Jimmy dejará que él mismo lo haga si Monk se retrasa una noche más. Le explica que tendrán que salir por el sótano, para evitar a los policías de la entrada. Monk no tiene más remedio que hacerlo.

Monk y Lenny conducen hasta la casa de Greenblatt. Monk ordena a Lenny que espere fuera, mientras él entra para avisar a Greenblatt. Sin embargo, ya es demasiado tarde: encuentran a Greenblatt en el suelo de la cocina, muerto de un paro cardíaco.

Al día siguiente, en San Francisco, Natalie aconseja a Monk que se disculpe con Stottlemeyer. El capitán reconoce que está orgulloso de él, pero explica que no tienen nada para arrestar a Jimmy: en efecto, Greenblatt murió por causas naturales, y no llegó a efectuarse ningún pago.

Antes de irse, Monk nota que Stottlemeyer ha recibido dos tarjetas de cumpleaños, de sus dos hijos. El detective recuerda que vio dos tarjetas de cumpleaños en la casa de Greenblatt (ambas de sus hijos); y también que el hijo del jubilado, Alvin Greenblatt, murió un año atrás. De este modo, comprende que Alvin debió de fingir su muerte.

Monk, Natalie, Stottlemeyer y Disher se reúnen con Stone en el funeral de Greenblatt. Monk sospecha que Alvin robó en alguno de los casinos de Jimmy, y fingió su muerte para escapar a la ira del mafioso. Jimmy quería matar a Stanley para que hijo Alvin saliera de su escondite. Como no hay rastro de Alvin en el funeral, Monk deduce que Jimmy ha debido de secuestrarle en el aeropuerto.

Monk se prepara para suplantar a DePalma una última vez. En un sótano, Lenny, Jimmy y Tommy golpean a Alvin y le preguntan dónde escondió el dinero. Finalmente, el prisionero les revela que lo ocultó bajo el suelo de su ático. Jimmy le responde que tiene malas noticias para él: le cree.

Antes de que Lenny pueda disparar a Alvin, Monk entra e insiste en cumplir su contrato. Como no pudo matar al padre, demanda la oportunidad de matar al hijo. Insiste en hacerlo sólo por su reputación, sin cobrar ninguna cantidad. Lenny se niega. Tan frío como el hielo, Monk le mira fijamente hasta que Lenny cede y le entrega la pistola.

Monk parece estar a punto de disparar a Alvin, pero entonces se gira hacia Lenny, Jimmy y Tommy. A su señal, Stottlemeyer, Disher, Stone y varios agentes del FBI entran y arrestan a los tres delincuentes. Después de ser esposado, Jimmy le grita a Monk que es un hombre muerto. Petulante, Natalie replica que el verdadero Frank DePalma murió una semana atrás.

Al día siguiente, Monk llama al repartidor de neveras para que eche un vistazo a su frigorífico (por lo visto, alguna pieza está rota). El repartidor encuentra el problema; pero explica que, por desgracia, la garantía no lo cubre. Monk reúne todo su coraje e intenta sostenerle la mirada, ordenándole que lo arregle gratis. Cuando Natalie llega por detrás de Monk y mira fijamente al repartidor, este finalmente cede. No dándose cuenta de lo ocurrido, Monk piensa que todavía sigue siendo un tipo duro.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar