FANDOM


El sr. Monk recibe un derechazo
Derechazo.png
Información
Número de episodio: 7.04 (97)
Título original: Mr. Monk takes a punch
Guionista: Sal Savo
Director: Barnet Kellman
Duración: 41 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 08/08/2008
Episodio anterior: El sr. Monk y la fiebre de la loto
Episodio siguiente: El sr. Monk está bajo el agua

El sr. Monk recibe un derechazo es el cuarto episodio de la séptima temporada de Monk.

ArgumentoEditar

A altas horas de la noche, una misteriosa figura se cuela en un gimnasio de boxeo. Raja en canal un saco de arena, retira algo de relleno y coloca dentro una diminuta bomba. A continuación, vuelve a introducir el relleno y cose la bolsa, marchándose después.

Por la mañana, el entrenador Louie Flynn y su estrella, el boxeador profesional Ray Regis, llegan al gimnasio para su entrenamiento matutino rutinario. Al entrar, conversan sobre el campeonato que van a disputar el 25 de julio, en el cual Regis se enfrentará al actual campeón de los pesos pesados, Carlos Hiraldo (ante el cual perdió en 2003). Eddie, un antiguo boxeador, fracasado y bebido, ha pasado la noche en el gimnasio. Se despierta, y da a Regis algunos consejos. Al efectuar un golpe contra la bolsa para demostrar a Regis cómo debe hacerlo, la bomba se activa accidentalmente y lo mata.

Monk y Natalie acuden al despacho de Stottlemeyer para escuchar una mala noticia: desde que un asesor privado de la policía de San Diego demandó al ayuntamiento tras sufrir un infarto, el estado ha ordenado que todos los consultores (incluido Monk) realicen un examen de aptitud física y sean descalificados si no lo aprueban.

Así pues, Monk comienza a ejercitarse en un parque de la ciudad; y la experiencia es tan debilitante que comienza a considerar seriamente abandonar su trabajo como detective, antes que intentar enfrentarse a lo que le parece imposible. Sin embargo, Natalie, Stottlemeyer y el doctor Bell le recuerdan que él no es un perdedor por naturaleza.

Monk es requerido para investigar el homicidio en el gimnasio. Es evidente que Ray Regis era el objetivo de la bomba: después de todo, su agenda es muy conocida y el asesino supuso que él sería el primero en golpear la bolsa de arena. Una posibilidad es que alguien no quiera que gane la próxima competición, cinco años después de haber perdido la última. Otra es que alguien siga molesto por esa pérdida, ya que Regis era el favorito y mucha gente perdió su dinero con él. Mientras espera la llegada de Monk, Stottlemeyer habla con el técnico del CSI que ha determinado que se usó un detonador con control de movimiento. El capitán examina los restos de la bolsa, y descubre que el asesino chupó uno de los hilos al coserla. Esto les permitirá analizar el ADN.

Posteriormente, cuando el capitán pregunta a Louie sobre la inscripción que hay en su taza (y que reza: "el mejor padre del mundo"), el entrenador explica que su hija murió cinco años atrás por una complicación quirúrgica.

Stottlemeyer y Disher vuelven al trabajo y averiguan que el ADN encontrado en la bolsa pertenece a Charles Bach, más conocido como "el Hombre de Hielo". Louie comenta que suena mal, pero Disher replica que en realidad el apodo le va muy bien: es un sicario profesional, y el FBI piensa que ha matado al menos a quince personas. El hecho de que hayan contratado a Bach sugiere que alguien muy rico quiere ver muerto a Regis. Louie opina que nadie odia tanto a Regis, y también advierte que no le debe dinero a la familia de criminales de Frankie Marino, que suele contratar a Bach. Louie se niega a permitir que Regis abandone el campeonato, y Monk nota en ese momento que el entrenador tiene un hábito muy compulsivo: se toca el crucifijo cada vez que está mintiendo. El detective revisa las fotos del anterior campeonato de Regis, y nota que Louie está haciendo lo mismo.

Monk se reúne con Regis en un estudio de grabación, donde el boxeador está doblando algunas líneas para un anuncio de desodorantes. Monk consigue un momento de privacidad con Regis, a pesar de que el director le advierte que el anuncio tiene que estar en el aire el 1 de septiembre.

Cuando Monk está preparándose para hablar con Regis, son interrumpidos por un estruendo en el estudio, donde el técnico de sonido está reproduciendo una toma falsa del anuncio. En ella, el dueño de la casa donde se realizó la grabación vuelve del extranjero y enfurece al encontrar cámaras en su casa. Comienza a gritar y a lanzar amenazas.

Minutos después, Monk revela que ha descubierto que Regis se dejó ganar en el campeonato de cinco años atrás: la hija de Louie estaba muriéndose de una enfermedad rara, y él y Regis apostaron contra sí mismos a fin de conseguir el dinero suficiente para pagar unas operaciones quirúrgicas experimentales en Suiza (por desgracia, no pudieron salvarla). Monk explica que las operaciones costaron dos millones de dólares, pero que nunca se dijo de dónde procedió el dinero. El detective opina que, si él lo ha averiguado, otras personas también pueden haberlo hecho (incluyendo Marino, que en su día quizás perdió su dinero al apostar por Regis, y que ahora ha decidido vengarse). Regis se muestra cabizbajo, creyendo que, ahora que su secreto ha sido revelado, será expulsado para siempre del mundo del boxeo. Sin embargo, Monk admite que cree que Regis hizo algo muy noble, y promete que guardará el secreto con una condición.

A la mañana siguiente, Regis se presenta en el apartamento de Monk al amanecer. Le está tan agradecido que insiste en entrenar a Monk para que apruebe su examen de aptitud física. Regis no sólo está dispuesto a luchar contra falta de aptitud del detective, sino también contra sus hábitos obsesivos. Poco a poco, Monk mejora.

Mientras tanto, Stottlemeyer y Disher interrogan a Frankie Marino, el antiguo jefe de Charles Bach. El mafioso les pregunta si llevan micrófonos, y Disher demuestra que no, bajándose los pantalones y desabotonándose la camisa. Frankie les explica que Bach últimamente ha trabajado por su cuenta, pero Stottlemeyer advierte que Marino le guarda rencor a Regis. El mafioso asegura que no tiene ningún motivo para matarle, porque consiguió cambiar algunas de sus apuestas en el último momento, y esto acabó procudiendo considerables ganancias. Sin embargo, Marino reconoce que ha oído que alguien quiere matar a Regis, insistiendo en que tiene que estar muerto para fin de mes. Esto no tiene sentido, ya que el combate tendrá lugar cinco días antes del final del mes.

Mientras tanto, Charles Bach recibe una llamada de su jefe, a quien asegura que Ray Regis no saldrá con vida de la competición.

El día del combate, Bach entra en el estadio haciéndose pasar por un repartidor de comida. Esa noche, Stottlemeyer organiza una patrulla por todo el concurrido estadio, e insiste en que un agente proteja a Regis haciéndose pasar por su hombre de esquina. Sin embargo, Regis se niega a confiar en un policía al que no conozca, y se lo pide a Monk. Una vez más, el detective siente que está fuera de su sitio, en un ring de boxeo.

Cuando el combate comienza, Bach se dirige hacia la planta superior y amordaza a los espectadores de uno de los palcos. Luego comienza a preparar su rifle, apuntando con él a Regis. Durante el combate, Monk sube al ring para ajustar uno de los calcetines de Regis. Se extiende la confusión entre los árbitros, y una multitud de gente echa a perder el tiro de Bach.

Cuando Regis llega a la tercera ronda, Monk se preocupa por el sudor del boxeador y pide a Natalie un desodorante. Poco después, el detective divisa el rifle de Bach, y también escucha a una camarera diciendo que la comida no ha llegado a uno de los palcos. Monk ordena a Natalie que llame al capitán y se asegure de no detener el combate. Después, corre hacia el palco. Sin darse cuenta, el detective realiza los ejercicios requeridos en su examen de aptitud física: corre, sube unas escaleras mecánicas, y trepa a un balcón para alcanzar el palco. Justo cuando Bach consigue su objetivo, Monk se lanza sobre él y se produce un forcejeo. El sicario consigue recuperar su rifle y, justo cuando va a apretar el gatillo para abatir a Regis, Stottlemeyer y Disher llegan y le matan de un disparo. En el ring, Regis gana la competición.

Exhausto, Monk se sorprende cuando Natalie le advierte que ha llegado al palco en sólo noventa segundos. Parece que el entrenamiento de Regis ha dado sus frutos. Stottlemeyer se lamenta porque, aunque han salvado al boxeador, nunca podrán saber quién contrató al difunto Bach.

En ese momento, Monk mira el desodorante que Natalie aún tiene en la mano, y así resuelve el caso: Bach fue contratado por Daniel MacGraw, el dueño de la casa donde se grabó el anuncio del desodorante. MacGraw es un coleccionista de cuadros robados, y había llenado con ellos la pared de su salón (Monk recuerda haber visto las fotografías en el despacho de Stottlemeyer). Su mujer, que no sabía que eran cuadros robados, alquiló su casa para la grabación, y MacGraw quedó aterrorizado al pensar que alguien podría reconocer las pinturas (que aparecían en el anuncio). Iba a salir a la luz el primer día del siguiente mes; y MacGraw sabía que, si Regis moría, el anuncio se cancelaría.

MacGraw es arrestado. Durante uno de sus entrenamientos, Regis recibe la visita de Natalie y de Monk, quien anuncia con entusiasmo que ha aprobado su examen físico, e incluso se atreve a desafiar amistosamente al boxeador.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar