FANDOM


El sr. Monk se agobia
Agobia
Información
Número de episodio: 3.12 (41)
Título original: Mr. Monk gets cabin fever
Guionista: Hy Conrad
Director: Jerry Levine
Duración: 42 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 04/02/2005
Episodio anterior: El sr. Monk contra "la Cobra"
Episodio siguiente: El sr. Monk y el atasco

El sr. Monk se agobia es el duodécimo episodio de la tercera temporada de Monk.

ArgumentoEditar

Adrian Monk espera fuera de una academia de baile mientras Natalie entra para recoger a Julie. Cuando el detective está intentando ajustar la antena de un coche, escucha un repentino disparo. Mira hacia un callejón y ve al capo de la droga Tommy Winn asesinando a sangre fría a otro gánster. Tommy alza la vista y ve a Monk, pero sale corriendo cuando escucha las sirenas de la policía.

Como es el único testigo de un asesinato entre mafias, Monk es puesto inmediatamente bajo la custodia preventiva del FBI. Le llevan a una remota cabaña en el bosque para esconderse hasta que tenga que testificar. Su testimonio pondrá a Tommy Winn entre rejas y le mantendrá allí. Natalie y Stottlemeyer le acompañan, junto con el agente Grooms. Monk no puede ir a ninguna parte sin Natalie, y Stottlemeyer no cree que Grooms sepa proteger a su amigo. Natalie está molesta por haber sido trasladada a mitad de ninguna parte, y acusa a Monk de tener un mal karma.

Monk y Natalie entran en una pequeña tienda para comprar agua embotellada Sierra Springs (la única que bebe el detective). Monk tiene temporalmente un nuevo carné de identidad, y el sobrenombre de "Frank Conway". Por eso, nadie cuestiona su identidad. Dentro de la tienda, Monk intenta hacerse pasar por cazador, pero una mujer del pueblo, Kathy Willowby, apunta que la temporada de caza no empieza hasta dentro de tres meses. El pescador local Martin, marido de Kathy, dice a su mujer que no se meta en asuntos ajenos. Kathy pide al dependiente que suba el volumen de la radio, ya que Martin odia la música country (no le deja ponerla en casa). El vendedor entrega a Martin el nuevo juego de cebos que había pedido.

Monk, Natalie, Stottlemeyer y Grooms siguen conduciendo hacia la cabaña, que ha sido utilizada durante los últimos treinta años. Al ver que sólo tiene una habitación, Monk queda horrorizado, pero Natalie y Stottlemeyer le ayudan a acomodarse. Esa tarde, Monk y Stottlemeyer se sientan en el jardín trasero, que está justo enfrente de la cabaña de los Willowby, al otro lado del lago. Stottlemeyer menciona que al día siguiente será su cumpleaños.

Mientras tanto, en San Francisco, el teniente Disher está disfrutando de una cena con su nueva novia, Hayley. Abren sus galletas de la suerte y Randy lee la suya: "una mano amiga te salvará de una muerte sucia". Fuera del restaurante, Hayley le salva de ser atropellado por un camión de la basura.

Esa noche, Monk no puede dormir. Stottlemeyer ronca en la litera superior, con el pie colgando. Monk decide atarle la pierna a una barra de la cama. Al otro lado del lago, en la cabaña de los Willowby, Martin está dándose un baño cuando Kathy se acerca a él con una radio en la mano. La enciende y la lanza a la bañera, electrocutando a su marido hasta la muerte. Monk escucha el grito proveniente de la cabaña, y se acerca a la ventana a tiempo de ver la luz parpadeando. Inmediatamente, el detective despierta a Stottlemeyer. Sobresaltado, el capitán cae de la cama y queda colgando de su pierna.

La mañana siguiente, Monk insiste en que Kathy ha asesinado a su marido. Sus sospechas parecen confirmarse cuando Natalie y Stottlemeyer miran a través de sus prismáticos: Kathy está metiendo en su casa veinte bolsas de cubitos de hielo, y una nueva radio. Además, está escuchando música country, pero Monk recuerda que su marido Martin nunca le dejaba hacerlo. Natalie sugiere que quizá él no esté en casa, pero Monk insiste en que no ha salido de la cabaña en toda la mañana. Su barca está en el muelle, y no se ha llevado su único coche.

A fin de averiguar si Martin está vivo, Stottlemeyer telefonea a la casa (usando el nombre falso de "Darrell Hendershot" y diciendo ser un antiguo amigo de Martin). Kathy miente y responde que está pescando en el lago. Cuando Stottlemeyer cuelga el teléfono, Monk declara inmediatamente que Kathy ha matado a su marido. Natalie queda horrorizada: los asesinatos parecen suceder allí donde va Monk.

Entretanto, Randy disfruta de otra comida con Hayley, y vuelven a abrir sus galletas de la fortuna. Esta vez, Randy lee que recibirá un regalo de su tío rico. El teniente advierte que esto es imposible, ya que todos sus tíos están muertos. Entonces, el cartero llega con un reembolso (falso) de parte de "El Bueno del Tío Sam".

Stottlemeyer da crédito a Monk, e intentan explicar sus sospechas a Grooms. El agente del FBI enfurece cuando descubre que han llamado a la cabaña de los Willowby. Para evitar que vuelvan a hacerlo, decide desconectar el teléfono.

En mitad de una tormenta nocturna, Monk ve a Kathy empujando la barca hacia el lago, con el cadáver de su marido dentro. El detective insiste en que tienen que bajar al lago y recoger las evidencias antes de que sean destruidas. Decidido a comprobarlo, Stottlemeyer espera a que Grooms vaya al baño para lavarse. Luego, bloquea la puerta con sus esposas. Él, Natalie y Monk se suben al coche y comienzan a conducir hacia la cabaña lo más rápido que pueden. Por desgracia, se quedan atascados en un bache, bajo la lluvia constante. Por si esto fuera poco, Stottlemeyer encuentra en el maletero su tarta sorpresa de cumpleaños (la cual está ahora totalmente destrozada).

Al amanecer, los tres caminan por los bosques, intentando encontrar el camino hacia la casa de Willowby. Después de varias horas, encuentran un arroyo del que beber. Monk se niega a hacerlo, hasta que Natalie y Stottlemeyer le convencen de que la marca Sierra Springs se embotella allí, y de que el agua del arroyo es la misma que bebe el detective. Aun así, se ven forzados a agarrarle de la cintura, porque Monk no quiere tocar la tierra con las manos.

En San Francisco, Randy y Hayley abren su tercera galleta de la fortuna. Randy lee que un amigo está en peligro, y que sólo él puede salvarle. Rápidamente llama a la cabaña, y se da cuenta de que el teléfono ha sido desconectado. Se monta en su coche y conduce hacia los bosques. Hayley ordena a un par de asesinos chinos que sigan a Randy.

Monk, Stottlemeyer y Natalie llegan a la cabaña de Willowby justo cuando un guardia local (Paul Coby) está interrogando a Kathy. Ella asegura que Martin ha muerto en un extraño accidente: le alcanzó un rayo mientras pescaba en el lago, en mitad de la tormenta. Sin embargo, Monk encuentra algunas pistas que demuestran lo contrario: para empezar, hay una quemadura en la barca, en el lugar donde cayó el rayo. Pero, ¿por qué no golpeó la caña de metal, si hacía de pararrayos? Además, examinando el interior de la cabaña, Monk se pregunta por qué Martin no se llevó su nuevo juego de cebos (que tan impacientemente había estado esperando). Kathy elude las preguntas, pero Stottlemeyer y Natalie comienzan a sospechar que Martin tenía una póliza de seguros, con una cláusula de doble indemnización por muerte fortuita.

Justo entonces llega Randy. Cuando les explica por qué está allí, Monk examina los papelitos de las galletas de la suerte y nota que han sido cortados a mano. Stottlemeyer comprende que le han tendido una trampa, y tira al suelo a Monk justo cuando los sicarios chinos comienzan a disparar a través de las ventanas. Cuando todos están agachados, cubriéndose de los tiros, Monk encuentra una marca de quemadura que va desde el enchufe hasta la bañera, y que tiene la forma de cable. Al mismo tiempo, Randy examina el papelito de la galleta china, y él y Monk resumen lo sucedido simultáneamente (para aburrimiento de todos los demás).

Monk explica que Kathy tiró la radio mientras Martin se estaba bañando. Quería que pareciera una muerte fortuita para poder cobrar el seguro, pero no pudo fingir el accidente la noche que le mató porque había dejado de llover. Así pues, el día siguiente sumergió su cadáver en hielo, para que el forense no pudiera averiguar la hora de la muerte. La noche siguiente, durante la tormenta, puso el cadáver en la barca. Quemó el bote con un soplete y lo soltó; esperó unas horas, y entonces lo denunció como un accidente.

Disher explica que Hayley fingió su encuentro y su relación con él. Organizó una serie de "buenaventuras" para que el teniente acabara creyendo en las galletas de la fortuna. Hayley quería que Randy fuera a la cabaña, porque (además de Stottlemeyer y Grooms) era el único que sabía dónde se encontraba Monk.

Grooms, que se las ha arreglado para salir del baño, se acerca a uno de los sicarios y le dispara en la cabeza. El otro está acechándole, pero Stottlemeyer sale de la casa y le mata de un disparo. Dentro de la cabaña, Kathy es arrestada por el guardia local, quien le informa de que va a pedir una autopsia para el cuerpo de Martin.

Horas después, cuando están preparándose para partir, Natalie reconsidera lo que ha estado pensando acerca del "mal karma" de Monk. Al fin, comprende que es un buen karma: los asesinatos ocurren, y Monk está allí para resolverlos.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar