FANDOM


El sr. Monk se casa
Casa.png
Información
Número de episodio: 2.15 (28)
Título original: Mr. Monk gets married
Guionista: David Breckman
Director: Craig Zisk
Duración: 44 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 27/02/2004
Episodio anterior: El sr. Monk y la mujer del capitán
Episodio siguiente: El sr. Monk va a la cárcel

El sr. Monk se casa es el decimoquinto episodio de la segunda temporada de Monk.

ArgumentoEditar

El anticuario Raymond Toliver examina su última adquisición: un escritorio del siglo XIX donado por el estado, y que perteneció a Joshua Skinner, un minero que se volvió rico durante la Fiebre del Oro. En un compartimento oculto, Raymond encuentra una carta. Después de leerla, decide compartir el contenido con su socio, Dalton Padron: en la carta, Skinner confiesa que mató a su compañero de fatigas, Gully Watson.

En el invierno de 1849, ambos acababan de agotar sus provisiones de carne seca, y Skinner estaba a punto de sacrificar una de las mulas para la cena, cuando Gully comenzó a gritar: había encontrado una enorme veta de oro. La mayoría de los mineros se había arruinado o muerto de hambre, pero Gully y Skinner tenían la vida solucionada. Sin embargo, el oro a menudo cambia a las personas. Mientras estaban aparejando las mulas, Skinner se acercó a su compañero y le mató, golpeándole con una pala.

El paso del tiempo devoró la historia de Skinner, y este alegó que Gully había muerto como resultado de una reacción alérgica por la picadura de una abeja. La fortuna de Gully se convirtió en la fortuna de Skinner. Este jamás la tocó, excepto para construirse su casa.

Todos se preguntan dónde está el oro. La verdad, tal y como Skinner dice en su carta, es que siempre ha estado en la casa. La respuesta siempre ha estado en los diarios.

Dalton y Raymond están convencidos de que es la primicia de sus vidas. Mientras Raymond está preguntándose cómo un puñado de oro pudo convertir en asesino a un colega, Dalton alcanza una máquina de coser y le golpea en la cabeza, matándole.

Unas semanas más tarde, Monk y Sharona reciben una llamada de Randy Disher, pidiéndoles ayuda en un asunto personal. Lo encuentran en la oficina, borracho y hecho un manojo de nervios. Él les cuenta de que su madre, Maria, acaba de casarse. Su nuevo marido (Dalton) es treinta años más joven que ella, y se conocieron apenas dos semanas atrás. Y, lo que es más extraño aún: justo el día antes de la boda, Dalton le dijo a Maria que tenían problemas, y que necesitaban consejo matrimonial. Por eso, están pasando su luna de miel en Waterford, una residencia de terapia. Randy ha hecho averiguaciones y Dalton está limpio, pero aun así sospecha que este no quiere de verdad a Maria. Monk y Sharona acceden a investigar.

En primer lugar, visitan la tienda de antigüedades, donde Dalton se las arregla solo. Mientras él y Sharona están distraídos, Monk hurga en su escritorio y descubre una solicitud para un visado: Dalton está planeando irse a Ecuador, y además sostiene estar soltero. Monk explica a Sharona que todos los que se marchan a Ecuador lo hacen para no volver (ya que no hay ley de extradición con Estados Unidos).

Sharona da con un audaz plan: ella y Adrian irán a Waterford y se harán pasar por una pareja con problemas. Aun siendo un matrimonio fingido, probablemente sea el peor de la historia: Monk se hace pasar por un vendedor de escobas, y Sharona por su mujer alcohólica. Aun así, esto no merma el empalagoso optimismo de la directora de la residencia, la doctora Julie Waterford.

Durante el recorrido por la residencia (la antigua casa de Skinner), la doctora Waterford enseña a sus invitados unas fotografías del buscador de oro, así como la colección de libros de su biblioteca. Cuando Monk y Sharona siguen a Dalton, descubren que muestra un excesivo interés por los diarios. Monk se las arregla para robarle la carta de Skinner, y averiguar qué está tramando. Sin embargo, poco después Dalton recupera la hoja y la quema. Comprendiendo que no puede desenmascararle sin arriesgarse a que actúe violentamente, el detective decide buscar él mismo en los diarios y descubrir dónde está el oro.

En un principio, esta parece ser una tarea infructuosa: las memorias de Skinner constan de cientos de volúmenes, y cada uno de ellos contiene un auténtico galimatías. Si es un código, ni Monk ni Dalton son capaces de verle el sentido.

Dalton es consciente de que la pareja quiere atormentarle, así que intenta matarles, bloqueando la entrada de la vieja mina de Skinner cuando Monk y Sharona estaban en su interior (el detective había entrado solo para huir de un coyote que andaba por allí). Atrapados en la oscuridad, el falso matrimonio consigue contactar con el sheriff Ronald Mathis, quien retira las piedras del desprendimiento y les saca de la cueva. Mathis les dice que no hay evidencias de sabotaje; y que las vigas que sostenían la entrada de la mina tenían ciento cincuenta años de antigüedad, y estaban a punto de ceder. Monk y Sharona no tienen otra opción: deben continuar con su búsqueda del oro.

Entrentanto, en San Francisco, la policía ha sido informada de la desaparición de Raymond Toliver. Al ver que está relacionado con Dalton, Disher va a la tienda de antigüedades. Esta está vacía, pero, en un armario, el teniente encuentra el cadáver de Toliver (dentro de una bolsa de basura). Corre a su coche y se apresura a la residencia de Waterford. Llama a su madre, pidiéndole que salga de la casa inmediatamente, pero Dalton está escuchando toda la conversación.

Tras una exhaustiva búsqueda a través de los diarios de Skinner, Monk descubre que varios de los volúmenes son idénticos, y algunos incluso están copiados directamente de la Biblia. Cansada, Sharona se dispone a dormir, y deja uno de los diarios en una balda torcida. Al hacerlo, la balda se inclina hacia su lado, a pesar de que el libro que hay en el otro extremo es mucho más gordo. Monk se da cuenta de que Skinner dejó una pista vital en sus memorias: "¿Dónde está el oro? La respuesta está en los diarios".

Disher avisa al sheriff Mathis por teléfono, y este se une a Sharona y a Monk. Cuando van a arrestar a Dalton, encuentran a Maria amordazada en el baño, y la liberan. Encuentran a Dalton, rompiendo uno de los antiguos relojes (tal y como dice uno de los diarios).

Monk explica a todos (incluido a un esposado Dalton) qué es lo que sucedió: Skinner no confiaba en los bancos, así que decidió ocultar su ilegítima fortuna. Fundió el oro, lo mezcló con tinta negra, y lo inscribió en los diarios. Lo que escribía no era lo importante, lo importante era agotar toda la tinta. Para demostrarlo, Monk arranca unas cuantas hojas y las deposita en una olla al fuego. Al poco, obtiene unas cuantas cenizas... y gotas de oro fundido.

Asombrado, uno de los invitados calcula que debe de haber aproximadamente seis millones de dólares en oro en los diarios. Dalton aprovecha una distracción para apoderarse de la pistola de Mathis. Encerrándoles en un armario a punta de pistola, Dalton carga los diarios en el maletero de su coche. Justo cuando se dispone a marcharse de la residencia, Disher llega y le detiene. Después de esposarle, Randy corre hacia el armario y libera a los prisioneros.

Al día siguiente, Mathis informa de que el oro irá a parar a los descendientes de Gully. Disher es un héroe para su madre, la cual ya ha tiene un nuevo pretendiente: el propio sheriff.

La doctora Waterford alcanza a Monk y a Sharona justo antes de que dejen la residencia, diciéndoles que, a pesar de todas las dificultades, está segura de que serán un matrimonio feliz. Sharona confiesa que en realidad no están casados... y Waterford se siente inmensamente aliviada.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar