FANDOM


El sr. Monk se compra una casa
Compra.png
Información
Número de episodio: 7.01 (94)
Título original: Mr. Monk buys a house
Guionista: Andy Breckman
Anthony Maranville
Director: Randy Zisk
Duración: 41 min. (aprox.)
Fecha original de emisión: 18/07/2008
Episodio anterior: El sr. Monk es un fugitivo
Episodio siguiente: El sr. Monk y el genio

El sr. Monk se compra una casa es el primer episodio de la séptima temporada de Monk.

ArgumentoEditar

En una casa suburbana, la enfermera privada Cassie Drake habla por teléfono con la sobrina de su paciente, un anciano de ochenta y nueve años llamado Joseph Moody. Ella le explica a la sobrina que Joseph se encuentra estupendamente gracias a la nueva medicación, pero se preocupa al averiguar que la nieta llegará en cuarenta minutos para visitar a su tío. Después de colgar, Cassie pide a Joseph que intente recordar qué ocurrió exactamente en 1968 en el depósito de la calle Hampton, asunto del que ha hablado anteriormente esa mañana. Joseph (senil y en silla de ruedas) comienza a divagar recordando diferentes momentos de su vida. Exasperada, Cassie le replica que ha desperdiciado su oportunidad. La enfermera empuja la silla de ruedas a través del vestíbulo de la casa, y luego hacia las escaleras. Joseph no comprende que se encuentra en peligro hasta que Cassie le explica que no puede arriesgarse a que le cuente a otros su secreto. Tras llegar a lo alto de la escalera, Cassie levanta al anciano de la silla de ruedas y luego lo empuja escalones abajo, hacia su muerte.

Al día siguiente, en otra parte de la ciudad, una mujer observa cómo su hija toca música de Chopin en el piano. Dos agentes de policía las interrumpen, para anunciar que han recibido otra queja por el ruido. Al otro lado de la calle, Adrian Monk y Natalie Teeger miran por la ventana. Monk se muestra exasperado porque los policías se niegan a arrestar a la mujer. Natalie ni siquiera puede escuchar el piano, pero el detective insiste en que él sí puede. Enseguida, se derrumba y admite que echa de menos al doctor Kroger, quien ha muerto recientemente de un ataque al corazón. Natalie promete que buscarán a otro psiquiatra, pero Monk declara que no encontrarán a nadie como Kroger.

Intentando escapar del ruido del piano, Monk visita la comisaría y comienza a buscar un caso abierto de homicidio. Mientras tanto, el teniente Disher ayuda a Stottlemeyer a estudiar para su examen de patrón (pues este está planeando comprarse un barco). El capitán se muestra orgulloso de conocer el código morse, aunque admite que lo aprendió porque sus dos hijos fueron boy scouts.

Después de unos minutos, Monk encuentra el expediente de Joseph Moody, y advierte que sigue abierto. Sin embargo, Disher anuncia que en realidad se ha cerrado esa misma mañana: el forense ha dictaminado que todo fue un accidente. Monk se muestra escéptico, y sospecha que hay algo más detrás. Insiste en visitar la escena del "accidente". Stottlemeyer y Disher deciden acompañarle.

Analizando la casa, Monk descubre que esta está en venta, y comienza a interesarse por ella. La nieta de Moody, Pamela, explica que ella estaba conduciendo hacia la casa cuando su tío murió. Stottlemeyer recuerda que Cassie, su enfermera, ha declarado que su nueva medicina para el asma le desorientaba. Hacia las diez y media de la mañana, comenzó a subir las escaleras y tropezó, rompiéndose el cuello. Pamela rompe a llorar, mientras Monk intenta obtener información sobre la casa. Parece que quiere comprarla, y se muestra decidido a hacerlo cuando descubre que está insonorizada. Stottlemeyer le advierte que es una gran decisión y no debería tomarla a la ligera. Sin embargo, el detective hace caso omiso y compra la casa inmediatamente.

Unos días después, Monk y Natalie visitan la consulta del doctor Neven Bell, uno de los mejores terapeutas de la ciudad. Bell intenta ayudar a Monk a descubrir por qué le cuesta tanto conciliar el sueño, y este explica que la niña de la casa de al lado no deja de tocar el piano. El doctor opina que la música le recuerda al doctor Kroger, pues este adoraba Chopin. Monk no está de acuerdo y, sintiéndose incómodo, decide poner fin a la sesión.

Más tarde, en una ferretería, el "Honesto" Jake Phillips, un manitas, se acerca a Monk para ofrecerle sus servicios de albañilería. Antes de irse, le entrega su tarjeta de trabajo.

Posteriormente, en cuanto los encargados de la mudanza terminan su trabajo, Monk llama a Natalie para enseñarle su nueva casa. En el proceso, descubre que la lámpara del comedor no está centrada. Intenta arreglarlo moviendo la mesa, pero entonces esta no queda centrada respecto a la alfombra. Natalie se marcha y deja que su jefe se ocupe de sus asuntos domésticos.

Enseguida, Monk decide llamar a "Honesto" Jake para que arregle la lámpara. Durante su labor, Jake advierte que el cableado está raído y oxidado, lo que podría provocar un incendio. El manitas explica que tendrá que eliminar una de las paredes para pasar una nueva línea eléctrica por el techo. Monk accede, aunque no muy convencido.

Inmediatamente, Jake comienza a picar la pared, y anuncia que la tubería principal del agua está totalmente corroída, por lo que podría reventar en cualquier momento. Jake explica que tendrá que retirar la sección de la pared que acaba de picar, además de la pared adyacente y el suelo de la habitación. Necesitando, por tanto, un par de manos más, Jake llama a su compañero, el "Honesto" Ramón. Poco después encuentran unos cables de origen desconocido, y deciden cortar una de las paredes del salón para hallar su origen.

Entretanto, Monk y Natalie esperan, sentados en las escaleras. Allí, el detective descubre unos arañazos en los escalones, así como un pedazo de papel levantado. Encuentran la silla de ruedas de Joseph en el garaje, y la llevan hasta las escaleras para comprobar si los arañazos coinciden con las ruedas. En efecto, así es. Además, Natalie encuentra un frasco del medicamento para el asma, y nota que no ha sido abierto todavía. Monk sospecha que Cassie ha mentido a la policía, y que en realidad fue ella quien subió al anciano por la escalera.


Esa noche, Cassie llega a su casa para descubrir que "Honesto" Jake, quien es en realidad su novio, está esperándola. Jake le advierte que Monk sospecha de ella, y explica que no puede arriesgarse a que le delate. Cassie asegura que no pretendía matar a Joseph, pero no tuvo elección: podría haberle contado su secreto a cualquiera. Antes de que ella pueda decir nada más, Jake la apuñala con un punzón de su cinturón de herramientas.

A la mañana siguiente, Stottlemeyer y Disher acompañan a Monk y a Natalie hasta la casa de Cassie Drake. Descubren que la puerta está abierta, y que el salón ha sido desvalijado. Encuentran el cadáver de la enfermera en el suelo.

Después de que la policía y la unidad forense lleguen a la escena, Stottlemeyer informa a Monk de que el forense ha dictaminado que el arma homicida fue una aguja de tejer. Aunque Jake lo ha revuelto todo para que parezca un robo, Monk nota un detalle interesante: todos los cajones han sido sacados y volcados, pero los contenidos están amontonados en el suelo. Esto significa que el intruso no rebuscó entre ellos, y entró en la casa únicamente para matarla a ella. Disher encuentra 4.200 dólares (en billetes de 20 y 50) en el armario, y Monk nota que todos las billetes son de la década de 1960. Además, tienen números de serie consecutivos. Stottlemeyer inicia un rastreo de los billetes.

Mientras tanto, en la casa, Jake encuentra restos de moho, y anuncia que tendrá que retirarlo. Poco después, Ramón entrega a Monk un álbum de recortes que ha encontrado en el ático. Él y Natalie le echan un vistazo, y descubren que está lleno de artículos de periódico sumamente aburridos y poco trascendentes. ¿Por qué Joseph guardaría unos recortes así?

La investigación de Stottlemeyer le lleva a él y a Disher al depósito de la calle Hampton. El encargado les explica que el dinero que han encontrado pertenece a un envío robado en 1968. El 24 de diciembre de ese año, tres hombres armados se colaron en el depósito, dispararon y mataron a dos guardias, y robaron más de cuatro millones de dólares en efectivo. Stottlemeyer recuerda que dos de los responsables murieron en la cárcel, pero nunca delataron al tercero. El encargado accede a revisar el registro de los empleados para ver si el nombre de Joseph Moody aparece por algún sitio.

En la casa, Monk despega los recortes de las páginas del álbum y decubre que todos los artículos aburridos tienen en el reverso historias sobre el robo del depósito. Sólo hay un motivo por el que Joseph guardaría esos recortes: él fue el atracador al que nunca atraparon. El detective revisa el cinturón de herramientas de Jake, y descubre restos de sangre en el punzón. Antes de que puedan hacer nada más, Jake les apunta con una pistola y les encadena a una bañera para que no escapen.

Mientras Jake y Ramón siguen destrozando la casa, Monk explica lo sucedido: Joseph Moody, el tercer ladrón del depósito, escondió el dinero en algún lugar de la casa. Cuarenta años después, cuando Joseph comenzó a sufrir demencia, le contó su secreto a su enfermera privada. Cassie le mató antes de que pudiera contárselo a nadie más, y decidió convencer a su novio para que, haciéndose pasar por albañil, buscara los billetes por toda la casa.

Todavía encadenado a la bañera, Monk descubre un agujero en la pared del comedor. Al mismo tiempo, Jake y Ramón comprenden que la lámpara no estaba centrada debido a la presencia de una pared falsa. Comienzan a picarla, y allí encuentran varias bolsas con billetes del depósito. No queriendo compartir el dinero con nadie, Jake dispara a Ramón con su pistola. Monk y Natalie, arrastrando la bañera tras de sí, se acercan por detrás a la pared falsa y la golpean repetidas veces. La pared cede y cae sobre "Honesto" Jake, quien queda inconsciente.

Como la casa está insonorizada, Monk y Natalie comprenden que gritar no les servirá de nada. Así pues, arrastran la bañera hasta la entrada. Allí, Natalie coloca algunos trapos en la chimenea y les prende fuego con un encendedor.

En el depósito, el encargado informa a Stottlemeyer y a Disher de que Joseph Moody trabajó allí durante nueve años, antes de retirarse unas semanas después del robo. De este modo, el capitán comprende que Moody era el tercer atracador, y que debió de esconder el dinero en su casa. Al mirar hacia el edificio, que está sólo a unas manzanas de distancia, Stottlemeyer y Disher notan el primer signo de que algo va mal: el humo que sale de la chimenea sigue un extraño patrón. Los dos policías intentan interpretar las señales según el código morse, y se dan cuenta de que Natalie está diciendo "SOS". Temiendo que ella y Monk estén en grave peligro, se dirigen hacia la casa.

Allí, Jake ha recuperado la consciencia, y está arrastrándose para salir de debajo de la pared falsa. Tras haber recuperado su pistola, el manitas apunta con ella a Monk y a Natalie. Justo cuando está a punto de apretar el gatillo, Stottlemeyer y Disher llegan y le detienen.

Otro día, Monk acude a su cita con el doctor Bell, habiendo comprendido que es la mejor opción. De hecho, cuando se termina la sesión, el detective decide concertar otra cita: el mismo día, dos horas después.

Esa tarde, de nuevo en su antiguo apartamento, Monk está leyendo un libro cuando escucha a su vecina tocando la música de Chopin. Habiendo aceptado la muerte del doctor Kroger, el detective sonríe y abre la ventana para poder escuchar la melodía más claramente.

Personajes y repartoEditar

Enlaces de interésEditar

Otros idiomasEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar